Exposición en Bilbao de Arte Contemporáneo Chino

El Guggenheim de Bilbao acoge la mayor muestra de arte contemporáneo chino, incluso obras censuradas en Nueva York.

China, además de ser el país más poblado del mundo, ha logrado auparse en los últimos años hasta convertirse en una de las principales potencias económicas, y también en una de las potencias culturales mundiales, aunque esto último no sea de extrañar puesto que China es el exponente natural de una cultura milenaria.

La exposición “Arte y China después de 1989: el teatro del mundo”, está organizada por el Museo Solomon R. Guggenheim de Nueva York, y podrá visitarse desde el 11 de mayo hasta el 23 de septiembre, y en ella se podrán contemplar obras de artistas contemporáneos como Ai WeiWei, Cai Guo-Qiang, Huang Yong Pei, Liu Wei, como también artistas occidentales como Sara Morris y Rem Koolhaas, entre otros.

La comisaria de la exposición es Alexandra Munroe, experta en arte moderno y contemporáneo de Asia.

La muestra reúne 120 obras entre las que se incluyen pinturas, fotografías, performances, instalaciones, videos y proyectos sociales, realizadas por unos 60 artistas, que pretenden plasmar la incorporación de China a la escena mundial, con sus críticas y reflexiones en una síntesis de modernidad.

Las obras presentadas, que invitan a reflexionar sobre la historia reciente a través de la óptica de los artistas contemporáneos chinos,proceden de museos y colecciones particulares de todo el mundo, principalmente de la Fundación Solomon R. Guggenheim de Nueva York, que prácticamente ocupa toda la planta segunda del museo.

La exposición está dividida en seis secciones cronológicas y temáticas diferentes, con obras de artistas desde finales de los años 80 hasta la actualidad, escenificando desde el incidente de Tiananmen o el aperturismo del liberalismo económico, hasta llegar a conseguir la China actual, la segunda potencia económica del mundo.

China lidera la clasificación en volumen de ventas en subasta, lo que demuestra que el arte chino tiene potencial y su mercado también.

Y que sus artistas son muy cotizados copando los primeros puestos en el orden comercial, aunque en algunos aspectos en los países occidentales no se conoce suficientemente bien y se ha malinterpretado por exigencias que priman lo comercial sobre lo territorial.

Otros artículos de Liliana Godia

Dejar un comentario