El icónico bolso gaucho de Dior

Como seguidora de moda y de tendencias desde que tengo uso de razón, cuando echo la vista atrás, siempre queda algún puntito rojo dibujado en el horizonte temporal. Estas señales son las que mentalmente pongo en prendas de ropa, desfiles y momentos especiales.

 

Hoy comparto uno de estos puntos rojos con vosotros. En 1999, el que por entonces era el alma creadora y artística de la Maison Dior, John Galliano, sorprendió a muchos con esta nueva propuesta de bolso: el gaucho. Informal, elaborado en piel envejecida y con mucha personalidad, creó uno de los modelos más irreverentes y a la vez más carismáticos que se habían visto en la historia de la casa francesa.

El “saddle” fue una apuesta importante de Galliano para Dior, y llegó a convertirse en uno de sus mayores logros. El diseñador tomó como referencia las sillas de montar de los gauchos argentinos y añadió a su diseño detalles que lo han encumbrado a lo más alto del olimpo de los bolsos icónicos. La llave, la moneda – con la cara de Christian Dior en ella – y la hebilla plateada, se convierten en los charms perfectos.

Para conmemorar el décimo aniversario del nacimiento del gaucho de Dior, la casa optó por crear una colección especial formada por doce modelos, inspirados en doce países distintos.

 

Tal fue el acogimiento entre las celebrities del momento, que muchas de ellas convirtieron el gaucho, en su bolso preferido para llevar en su día a día. Hemos podido ver a Gisele Bunchen, a Penelope Cruz, a Misha Barton o a Liz Hurley, luciéndolo en sus brazos de manera informal.

 

Una de las mejores cosas que tiene este clásico, es que huye precisamente de este clasicismo encorsetado – como puede tener el 2.55 de Chanel o el Lady de Dior -. Galliano supo cómo hacerlo y lo consiguió. A día de hoy, puedo decir que es mi complemento de lujo preferido J

Dejar un comentario