Oda al look masculino en mujeres

He de reconocer que desde siempre he sentido admiración por las mujeres que defienden looks extremadamente masculinos como si del mejor vestido de alta costura se tratase. Todas ellas tienen un denominador común: son mujeres fuertes, con una personalidad marcada y seguras de sí mismas –o al menos, eso dejan entrever en su manera de caminar y comunicarse.

La capacidad de decidir libremente si queremos llevar falda o pantalón, camisa o americana, bermudas o pareo…puede parecernos del todo trivial, pero no hemos de perder de vista que hemos llegado a esta cómoda situación gracias a la lucha y el “descaro” de muchas mujeres que se plantaron en su época y se arriesgaron con prendas nada usuales y con tintes reivindicativos. Este post se lo dedico a todas ellas.

Mi más cercana inspiración ha sido, y siempre será, mi abuela materna. Pionera en muchos aspectos, en llevar Vespa y tener que aguantar gritos a su paso llamándola de todo, en sacarse el carnet de conducir, en estudiar la carrera de piano y después la de gemología en inglés, no se quedó atrás a la hora de innovar en su vestuario. En su época no existía el fast fashion o pret a porter que nos inunda actualmente, se vestía ropa confeccionada por la modista de turno. Mi abuela puede presumir de ser una de las primeras mujeres en sacar de los clásicos patrones de faldas a su modista de cabecera y animarle a coserle un par de pantalones. Solventado el problema inicial de tranquilizar a la agobiada modista, pronto fueron sucediéndole esta clase de encargos y así fue generalizándose el uso de los pantalones por mujeres a lo largo y ancho del mundo. Ojo, no diré que fue todo gracias al carácter inconformista y transgresor de mi abuela, pero sí que me siento orgullosa al pensar que contribuyó de forma modesta e involuntaria.

Cuando corría el año 1968, el aclamado Yves Saint Laurent presentó su más icónica colección en Paris flanqueado por Lauren Bacall y su hija enfundadas en un favorecedor esmoquin. Ya no había marcha atrás y empezó a estar aceptado socialmente este aire masculino en la vestimenta de mujeres de toda clase. Ahora podemos observar cómo grandes marcas como Louis Vuitton o Jil Sander se inspiran en el estilo masculino para crear sus más recientes colecciones.

Si os interesa la moda y tienes un negocio que creas que necesita un empujón, no dudes en ponerte en contacto con nosotros en DUET COMUNICACIÓN. ¡Hacemos de nuestra pasión nuestra razón de ser!

Dejar un comentario